Se lanza 2ª edición del Nodo Binacional de Innovación en Salud

Durante siete semanas, los 25 proyectos liderados por investigadores de las instituciones socias realizarán 100 entrevistas con clientes potenciales.

 

Ciudad de México, a 28 de agosto de 2018.- Instituciones líderes en investigación han presentado la segunda edición del Nodo Binacional de Innovación (NoBi) en Salud para impulsar la creación de startups de base tecnológica en el sector salud en México. La alianza estratégica entre EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) Luis Guillermo Ibarra Ibarra, responde a la convocatoria del Conacyt “Nodos Binacionales de Innovación”.

 

En el evento participaron el Dr. Fernando Moya, líder del proyecto, la Mtra. Teresa de León, directora de Comercialización de Tecnología y líder del Programa Nodos Binacionales de Innovación del Conacyt, la Dra. Adriana López, responsable de la División de Innovación Tecnológica del IMSS, la Dra. Verónica Rodríguez, profesora investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, el Dr. Javier Pérez, director de Investigación del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), y el CPC José A. Quesada, director de EGADE Business School Ciudad de México. 

 

En su mensaje, el Dr. Fernando Moya explicó que este programa surge de las experiencias previas con la metodología i-Corps: “El i-Corps es una metodología que importamos de la National Science Foundation, en EUA, cuyo objetivo es que la investigación salga de las universidades y tenga un impacto en la economía. Los investigadores salen de los laboratorios para tener contacto con los clientes y usuarios de sus innovaciones, y poder validar así su viabilidad en el mercado”, comentó.

 

“El espíritu de este programa es que los proyectos de investigación tengan un impacto económico, que se puedan convertir en empresas. Queremos ayudar a generar más startups, a que se viva intensamente el concepto de la innovación y se cambie la mentalidad de los investigadores hacia la resolución de problemas que impactan en la gente”, añadió el Dr. Moya. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para ello, en este programa se expone al investigador –junto con un equipo de trabajo formado por un mentor con experiencia de negocios, un asistente de investigación y un alumno de posgrado de EGADE Business School— a las metodologías que se usan en la Escuela. Los participantes inician con una hipótesis sujeta a validación y desarrollan un proceso para tomar decisiones basadas en el mercado. “Siguiendo la metodología Lean launchpad se empieza a completar el business model canvas para ir definiendo la propuesta de valor”, explicó. 

 

Durante siete semanas, los 25 equipos participantes, que lideran proyectos de disciplinas como la nanotecnología, la biotecnología o la medicina, realizan al menos 100 entrevistas con clientes potenciales para lograr una mejor comprensión sobre las necesidades del mercado. Al estar en contacto con clientes potenciales, socios y competidores, los participantes aprenden a manejar situaciones inciertas acerca de la comercialización de una innovación tecnológica. 

 

Al finalizar el programa, los equipos toman una decisión fundamentada acerca de la viabilidad de sus proyectos y la creación de su nueva startup con evidencias obtenidas del mercado: explican por qué siguen adelante con su proyecto o por qué deciden no hacerlo.

 

La Dra. Adriana López, del IMSS, comentó la importancia de este programa para la transformación de los investigadores hacia un enfoque de emprendimiento y negocios: “Los investigadores no tienen esa visión de llevar estas innovaciones al mercado, es un cambio de mentalidad, de cultura, en el que pueden ampliar su visión de hasta donde pueden llegar”. “En esta edición el IMSS participa con siete proyectos, que además de la parte clínica se complementan con otras aplicaciones de educación en la institución, como por ejemplo un proyecto para apoyar a los médicos residentes que sufren depresión”, añadió.  

 

El Dr. Javier López, del INR, presentó una panorámica de la institución que representa y de los beneficios del programa: “Es una oportunidad de dar un paso para poder tener productos en el mercado que beneficien realmente a pacientes, que beneficien realmente a la población y en el proceso que creen riqueza y empleos y beneficien a la economía del país”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por su lado, la Dra. Verónica Rodríguez hizo hincapié en la oportunidad que supone este programa para los investigadores: “Nos obliga a salir de nuestro laboratorio y a modifica la percepción de nuestro entorno y de cómo abordar nuestros problemas de investigación. Uno regresa al laboratorio con la certeza de que se está haciendo las preguntas adecuadas, pero quizá no en el orden adecuado”, comentó. 

 

La Mtra. Teresa de León, directora de Comercialización de Tecnología y líder del Programa Nodos Binacionales de Innovación del Conacyt, describió la importancia de la alianza con la National Science Foundation: “El programa I-Corps inició en EEUU en 2011 y ha sido muy exitoso, ha detonado más de 500 empresas de base tecnológica, ha detonado un ecosistema de inversión privada muy importante, y sobre todo, y lo más importante en este caso, también para el Conacyt, lograr una transformación en la mentalidad del personal científico”.

En este programa, los equipos se enfrentan al mundo real, donde aprenden a tratar con sus clientes potenciales a través de entrevistas presenciales y a experimentar la posibilidad de lograr una transferencia de conocimiento de los productos y servicios que ofrecen con un beneficio hacia la sociedad. 

Apertura    Clausura    Pasarela